Es hora de mojarse

Un nuevo contrato del hombre con la naturaleza. Vaya, ya tenemos otra. Alianza de civilizaciones, mírame a los ojos, contrato con la naturaleza… Es urgente que le den una pastilla. O mejor, que le cambien la medicación a este tío o se nos desmorona arrastrándonos a todos con él. Le queda un soplo para que se nos quede tieso. Hay que insistir, y no cejaré en ello, que al patán de León hay que desalojarlo de la Moncloa. Como dijo Javier Orrico en la presentación de su libro Zetapaña. Naciones para todos se le podrá perdonar con el paso del tiempo los errores que ha cometido con muchas de sus políticas equivocadas, pero no se le podrá perdonar jamás su éxito en la división de nuevo de la sociedad española, el paso atrás en las libertades conseguidas y el golpe al estado que teníamos concebido. Todo ello por perpetuarse en el poder. Fascismo de yogur en estado puro.

Ayer se celebró un foro para implicar a los empresarios murcianos en el patronazgo de la Cultura. Y es algo que me parece muy bien. Ya era hora que alguien empezara a buscar alternativas de financiación a lo público. La idea que todo aquello que no resulta rentable tiene que ser asumido por la administración es de mentes poco imaginativas y acomodaticias, por no llamarles de otra manera.

Pero creo que ante la situación que está tomando la libertad en España es más urgente por parte de las empresas su implicación activa en la defensa de “la propiedad privada, la familia, la responsabilidad personal y las libertades de contratación y asociación”, como nos indica en el suplemento Ideas de Libertaddigital, Pablo Molina. Los empresarios, una vez atendida la maximización del beneficio en sus inversiones y sin dejar de lado la visión economicista que deben tener de lo que llaman su función social, deben involucrarse, desde su libertad, en el apoyo a instituciones privadas y medios de comunicación que defiendan los valores que le han permitido ejercer su empresarialidad. Como muchos de nosotros sabemos (y aquí me incluyo como tal), hay inversiones en las que el punto de equilibrio no se consigue en el corto plazo sino en el largo, como también sabemos que hay ciertos gastos ineludibles cuya destino van encaminados básicamente en mantener con vida nuestra función empresarial.

Me acabo de terminar “La nueva revolución americana” de José María Marco. Dejo la reseña pendiente para mi amigo Román que se ha compretido a colgarla en esta misma página, una vez haya terminado de leerlo. En este excepcional libro hay numerosas menciones a la costumbre filantrópica americana que mantienen con vida a las más diversas organizaciones y asociaciones políticas de todo tipo. Más que filantropía es una visión diferente a la costumbre europea, ya que allí sí que ven en el dinero que destinan a la defensa de la libertad y de sus tradiciones, no como un gasto, sino como una inversión que realizan para la supervivencia de aquello que tanto trabajo le ha costado crear.

Anuncios

Un comentario sobre “Es hora de mojarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s