La historia se repite

En el año 1545 durante el reinado de Carlos V se llevó a cabo una incautación de metales preciosos a los banqueros de Sevilla. La mala situación de la hacienda hizo que se recurriera al dinero depositado en las cajas de los bancos. La política imperial de apropiación no hizo más que incentivar la actividad bancaria de invertir en forma de préstamos la mayor parte de los depósitos recibidos: como no existía ninguna garantía de que los poderes públicos respetaran la caja de estas entidades, preferían dedicar los depósitos en préstamos que evitaban la expropiación, proporcionándoles además una rentabilidad más alta. Los gobernantes hacían la vista gorda y permitían dicha actividad pese a no estar permitido actuar con un coeficiente de reserva fraccionaria: les interesaba, a pesar de todo, que el negocio funcionara para utilizarlos cada vez que los necesitaran.

Pero, como siempre, llegó un momento que debido “la etapa de boom artificial causada por la inflación de metales preciosos provenientes de América y la expansión artificial del crédito, sin base de ahorro real suficiente, derivada del ejercicio de la actividad bancaria con un coeficiente fraccionario de reserva”, llegó la inevitable recesión y la crisis económica. Además la realización por parte de los banqueros de “arriesgados negocios personales que acarreaban continuamente situaciones de grave compromiso (fletamiento de naves, comercio de navegación ultramarina, operaciones de seguros, especulaciones diversas, etc.), así como las repetidas incautaciones y necesidades de liquidez por parte de la hacienda real” ya comentada, fueron también causas esgrimidas de tal descalabro. Recuerdo en este momento que estamos en el siglo XVI bajo el reinado de Carlos V; lo digo por si alguien se cree que estoy describiendo una situación económica más cercana. Pero continuo con la historia que he sacado y resumido de una parte del ensayo de Jesús Huerta de Soto sobre la Escuela de Salamanca y que aparece en el número 11 de la Ilustración Liberal. La cosa no solo afectaba a los bancos sevillanos, sino que por Europa la situación no era mucho más boyante. La oferta monetaria que corría por aquellos años era en un importe elevado de “dinero bancario” o depósitos creados de “la nada por los banqueros que no conservaban en custodia el 100 por cien del dinero en metálico que les había sido depositado a la vista por sus clientes. Esto dio lugar a una etapa de gran florecimiento económico artificial que se revirtió inexorablemente a partir de la segunda mitad del siglo XVI cuando los depositantes comienzan a experimentar con temor dificultades económicas crecientes y surgieron las primeras quiebras de los banqueros más importantes de Florencia”. Vaya, toda una coincidencia con la actualidad. Tenían su Lehman Brothers y todo: el banco Ricci. Este banco utilizó “una parte muy importante de sus depósitos para comprar fondos públicos y conceder créditos. Esta política de expansión crediticia debió arrastrar a los demás bancos privados por el mismo camino, si es que querían ser competitivos y conservar sus beneficios y participación en el mercado. Se produce así una euforia crediticia que da lugar a una etapa de gran expansión artificial que pronto comienza a revertirse”. Se empezó a notar en las ciudades una importante escasez de dinero y los artesanos empiezan a no poder retirar sus depósitos y ni pagar sus deudas.

Como se puede comprobar la historia se repite. No ya la del último siglo, sino la del XVI. Al igual que antaño este hecho hizo que se creara una corriente en los escolásticos españoles conocida como la Escuela de Salamanca que denunciaron los excesos de los gobernantes y las malas prácticas bancarias, que consistían básicamente en actuar con un coeficiente de reserva fraccionaria, hogaño hay otra corriente que se desgañita en el desierto reclamando una menor intervención del Estado y un cambio en los privilegios que actualmente la banca obtiene de Él. Se llama liberalismo y lleva casi cinco siglos en boca de unos pocos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s