Violencia calculada

primaveravalencianaQué ganas tenían algunos de un cambio de gobierno para desatar sus instintos izquierdistas más primarios tras tantos años de silencio. A la mínima excusa, los antisistema, los que quieren imponer su sistema por medio de la fuerza, los que nunca han aceptado la democracia, se han unido como una rémora parásita a unas revueltas ilegales de unos alumnos de un instituto de Valencia que reclamaban calefacción para sus aulas.

De los diecisiete heridos en las manifestaciones, once son agentes de policía, y de los cuarenta y tres detenidos, treinta y siete son mayores de edad. Ninguno de los detenidos es alumno de dicho instituto y  el proclamado líder de las manifestaciones esta a escasos meses de acceder a la Universidad para mayores de 25 años, si es que es capaz de ello. Para comprobar que toda esta violencia no es para nada espontánea y sí calculada, se puede entrar en la página web PrimaveraValenciana.com, que se creó dos días antes de las algaradas con la colaboración de Compromís, el partido de extrema izquierda valenciano.

Algunos han puesto el grito en el cielo porque la policía, cumpliendo con su deber de disolver cualquier manifestación ilegal que se convoque y que cercene la libertad del resto de los ciudadanos a circular, haya actuado conforme a la Ley. Es tan sólo el principio de lo que nos espera. El PP y la policía serán para ellos los culpables de la escalada de la tensión y no al revés. Violencia calculada, recuerdo. Ayer ya cercaron varias sedes del PP. Por eso es lamentable e incomprensible que el Ministro de Interior del gobierno del PP, Jorge Fernández Díaz, no defienda desde el minuto uno a sus subordinados y a su partido hablando de “excesos”, por mucho que luego rectifique.

Está claro que los sindicatos de clase han perdido su capacidad de movilización a gran escala. La solución para estos, incapaces por lo que se ve de aceptar el resultado de unas elecciones democráticas, va a ser a partir de ahora las continuadas asonadas ilegales, provocadoras e incendiarias. Después los tontos (in) útiles de siempre desde diferentes ámbitos se sumarán para alentarlas y para ponerse del lado de los que atentan contra el Estado de derecho. Y como muestra, ahí están las numerosas manipulaciones y fotos trucadas de disturbios pasados que han sido utilizadas en esta ocasión por diversos medios y blogs adscritos a la izquierda más rancia y siniestra. En fin.

Anuncios

4 thoughts on “Violencia calculada

  1. Apuesto a que la persona que escribió esto y las que lo leéis asintiendo con la cabeza no habéis estado ni tan siquiera cerca de una situación como la que están viviendo es estos momentos los estudiantes valencianos que dependen de la educación pública. Apuesto a que no sois capaces de concebir que, a pesar de que algunos antisistema intentan aprovecharse de este tipo de situaciones, haya personas con la capacidad de sentir empatía, ponerse en el pellejo del otro y apoyar a personas desconocidas contra las injusticias que sufren sin buscar beneficio propio. Estas personas pueden ser algunos de los tan famosos detenidos mayores de edad y NO-alumnos del instituto. Señores, en el momento que empiecen sus argumentaciones reconociendo los errores que dan pie a estas situaciones antes de hablar de antisistemas y teorías conspiratorias radicales, podremos empezar a dialogar y tomarles en serio. Dejen de pensar en poder y dinero. Este país se está llendo a la mierda.

    1. Lo primero darte las gracias por el comentario.

      Lo segundo, que también me sirve de aclaración, es que yo sí que concibo que haya personas con la capacidad de sentir empatía, que puedo llegar a comprender la situación por la que atraviesan los estudiantes valencianos de la educación pública (pese a que Valencia sea de las comunidades autónomas donde más se ha incrementado la inversión en Educación durante los últimos años: http://juanramonrallo.com/22/02/2012/los-nulos-recortes-educativos-de-valencia/ ) y solidarizarme con los casi cinco millones y medio de parados que nos ha dejado un gobierno cuanto mínimo inepto. Yo, por ejemplo, no escribí nada sobre la manifestación de los sindicatos el pasado domingo pues pidieron los permisos oportunos para ello comunicándoselo a la autoridad competente. Estaba dentro de la legalidad. Lo que no puedo estar de acuerdo es que unos grupúsculos, sean estudiantes, jubilados o medio pensionistas, corten a su antojo las calles (durante cinco días estuvieron haciéndolo ante la pasividad policial), saltándose la ley y cercenando los derechos de los demás ciudadanos.

      Un saludo y gracias de nuevo.

      1. Empezaré mi réplica con un comentario simple y tajante sobre la comunidad Valenciana y la crisis en esa comunidad en concreto: El gobierno de Zapatero lo hizo muy muy muy mal (acepto tu adjetivo de gobierno inepto como completamente válido) pero en esa comunidad en particular quien gobierna todos estos años es el PP tomando decisiones por las que en el resto de España nos llevamos las manos a la cabeza (véanse el “aeropuerto” de Castellón, la F1, recepciones excepcionalmente caras al Papa..,Puede haberse incrementado la inversión en educación, pero los chicos ahora están pagando excesos inútiles de un gobierno autonómico que, al igual que el de Zapatero, es un gobierno inepto.

        Por otro lado está más que demostrado que en esta “pseudodemocracia” es más útil que determinados sectores y medios de comunicación te tachen de radical y terrorista por cortar las calles (siempre de forma pacífica) y la población pare a preguntarte el por qué, que estar siempre dentro de la estricta legalidad y que el grueso de la población crea que sabe lo que estás haciendo. De todas formas, si sales a la calle de manera legal, los mismos sectores que te tacharían de radical van a intentar minimizar las razones por las que te movilizas.

        No creo tampoco que haya que hacer merecidas excepciones con los manifestantes pues todos debemos acatar la ley. Pero no se puede restaurar el tráfico de Valencia (ese era el problema según el gobierno) colapsando todo el centro de la ciudad persiguiendo (y atizando) jóvenes desarmados con las porras en la mano. No se critica que se despejase la calle (según la ley hay que hacerlo) Se critica la manera violenta en que se hizo, la falta de diálogo, y la ausencia de razones convincentes para explicar la sangre en el asfalto.

        Además, no entiendo por qué se trató a los detenidos como a terroristas sin demostrarse que estuvieran ligados de alguna forma a grupos antisistema. (un dato que pocos medios de derecha publican).

        No hay excusas. Hay muchas formas de llegar al mismo sitio y esto no son maneras.

  2. Totalmente de acuerdo con tu primer párrafo de la réplica. El gobierno de Camps ha sido tan despilfarrador e inepto (si no más) que el gobierno de Zapatero. Una ruina que ahora mismo estamos pagando. Con lo demás, en fin, no puedo estar de acuerdo. Tengo amigos en la policía, en antidisturbios, que siempre me han comentado que cuando reciben la orden de desalojar lo que sea, se desaloja. Previa a esa orden se han dado cientos de avisos, se ha negociado, se dan las advertencias necesarias, etc… Yo no puedo más que estar con los cuerpos de seguridad del estado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s