Romance para Pedro

Querido Pedro Bayona

Bayona y Caballero

¿Qué quieres tú que te diga

despidiéndote de soltero?

Que casi yo te vi nacer

aunque pienses que exagero

por pasillos te vi correr

de toro y de torero,

pues tu hermano, el muy cruel,

ya te ponía en el suelo,

entre pelotas y  peonzas,

entre indios y vaqueros.

Fue con trece o catorce años,

si mal no lo recuerdo,

cuando entré en tu casa.

Ibas a segundo o tercero;

verdad que unos años antes,

cuando llevabas babero,

coincidí en la comunión

de tu hermano primero.

Pero si digo la verdad

de eso no tengo recuerdo.

Fueron pasando los años

y te crecieron los huevos.

Yo también estaba allí

Observándote muy atento.

Crecías rapidísimo,

Sin parar, no había techo.

Y empezaste a salir,

mayor te estabas haciendo.

Y viniste con nosotros

(no sé si un buen ejemplo)

para ser un Basurilla

uno más entre los nuestros.

Gracias a ese preciado don

de los Bayona y Caballero

de querer compartirnos

vuestros deseos y anhelos,

gozar de ti hemos podido

y disfrutar de momentos:

buenos que han sido muchos

y malos que han sido menos.

Y es que es bastante fácil

si tú estás al lado nuestro

que cualquier problema serio,

cualquiera que sea el reto,

lo veamos con esperanza,

convirtiéndose efímero.

Porque eres optimista,

buen amigo y sincero,

te has ganado los corazones ,

has conseguido el respeto,

de amigos del colegio,

tus compañeros del Cuerpo,

de tu familia y amigos

y de tu amor verdadero.

Y aquí hemos llegado

A la madre del cordero.

Mejor dicho, con propiedad,

a la hija de tu suegro

o de tu amada suegra

si lo prefieres primero.

Nuestra ya amiga Lourdes

y la chica de tus sueños.

Toda una historia de amor.

“¡Piqueras casamentero!”

Otra vez, como cómplice.

Otra boda en su perchero.

Porque si tú no lo sabes

complacido te lo cuento

Fue con él ante su presencia

Con Inés mi primer encuentro

Así que, ¡otra vez como mago,

Gurú, menudo talento!

Y hablábamos de tu mujer

Lourdes, tu amor verdadero

Que siempre con educación

Y con especial salero

nos ha atendido en Las Flores

si un familiar fuésemos.

Y no ha necesitado más,

ha necesitado poco tiempo,

para ganarnos a ti y a todos

para ser un nuevo miembro.

Ya es parte de nuestra vida

Como tú, mi querido Pedro

Que por mucho que tú crezcas

Siempre serás el pequeño,

hermano pequeño de Jose

y también hermano nuestro.

Sé que me sabrás perdonar

mi espíritu “aventurero”

que me impide acompañarte

en tu despedida de soltero.

Lo de hoy es una cena

un feliz día, un encuentro,

en el que homenajearte

y decirte con esmero:

¡Qué contigo para siempre,

qué contigo hasta el cielo

qué te lo mereces todo

qué con locura te “chero”

que la suerte te acompañe

Pedro Bayona Caballero!

(De tu hermano, Manolo Marín)

Murcia, a 16 de abril de 2.015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s